PostHeaderIcon TENSIONES MUSCULARES Y ESCÁPULA

Como regla general se sabe desde hace muchos años, cuando un músculo se tensiona, o lo que es lo mismo aumenta su tono muscular, esa tensión se trasmite hacia los huesos que se inserta, Si estos huesos son lo suficientemente fijos ya sea por su articulación con otros huesos o por su ubicación postural, absorben gran parte de la tensión y en algunos casos su totalidad, si la tensión es desmedida, esto provocará modificaciones estructurales en el tejido propio del hueso, pero de este punto nos ocuparemos mas adelante.

Ahora quiero referirme sobre la situación que nos ocupa cuando un hueso actúa como enlace entre tensiones musculares.

Cuando un músculo esta inserto en algún lugar del contorno óseo, su tracción sobre el mismo , se transmitirá a otro músculo insertado en otro extremo del hueso, dicho de otra forma, no es que la tensión del primer músculo tensione al hueso y este tensione al otro músculo, sino que la tensión del músculo A desplaza proporcionalmente al hueso y a través de este movimiento provocará un aumento en la tensión del músculo B, de tal suerte que formaría una cadena, en este caso no estaríamos hablando de cadenas musculares sino de cadenas músculoesqueléticas.

Lo que acabamos de describir es muy importante para entender cómo una cadena muscular, puede transformar la postura de uno o más huesos y a través de éstos transmitir su hipertonía a otras cadenas musculares.

Si bien esto ocurre en gran parte del cuerpo o prácticamente la totalidad, en este capítulo nos ocuparemos de la importancia que tiene la escápula u omóplato, conocida popularmente como paleta o paletilla, como hueso que encadena las tensiones de distintos músculos que implican cambios en la ubicación de los segmentos a saber: de la escápula a la cabeza, de la escápula a la columna, de la escápula a la pelvis, de la escápula al brazo y de las escápulas entre sí.

Cabe aclarar que hasta ahora sólo nos habíamos referido a las tensiones musculares que cambian con microdesplazamientos las posiciones de los huesos entre sí, y cómo esto afectaba a las articulaciones.

Antes de entrar en el detalle de todas la interconexiones que el omóplato realiza, comentaremos el punto pendiente de aclarar, qué le pasa al tejido del hueso cuando este queda sujeto a tensiones musculares crónicas por tiempo indeterminado. Como los alcances de este libro, no incluyen hablar de las patologías que se producen dentro de los huesos por este motivo, me limitaré solamente a describir que la experiencia clínica a través de los años, me ha demostrado que cuando una cadena muscular ha traccionado en forma hipertónica durante mucho tiempo sobre el hueso, la parte del hueso afectada a las inserciones de esa cadena, responde con un aumento a la dureza de este, tengamos en cuenta que el hueso en el ser vivo, si bien es una estructura sólida, mantiene a través de sus trabéculas una flexibilidad que le permite amoldarse a las descargas de peso y tracciones, pero esta flexibilidad se pierde a través de los años y de acuerdo a cómo se utilice el esqueleto.

Como dije antes las tensiones musculares cónicas de las cadenas musculares que se transmitiesen sobre un punto determinado de un hueso a través de las inserciones de éstas, quitan flexibilidad sobre el hueso y aumentan su rigidez. Para concluir este punto a los efectos de este libro, quiero aclarar que esto es reversible, quitándole primero la tensión a la o las cadenas implicadas y por raro que parezca se pueden hacer maniobras similares a masajes que devuelven la elasticidad perdida del hueso. Estas manipulaciones son estrictamente profesionales y expertas.

Para poder entender cómo la escápula es un centro de retransmisión de tensiones musculares desde todas las partes mencionadas anteriormente, primero haremos una descripción de la anatomía de este hueso tan particular, las modificaciones filogenéticas que sufrió a través del cambio a la postura bípeda y luego haremos una descripción topográfica o regional, de los principales músculos que interconectan al omóplato o escápula con la columna cervical, con la columna dorsal, con la pelvis, con la parrilla costal, con los huesos del cráneo y el miembro superior.

Por último comprendiendo todo esto, podremos establecer cómo la escápula es un nexo entre sentimientos blandos y duros..

La escápula es un hueso plano de forma triangular, cuyo ángulo recto se encuentra ubicado en la parte superior e interna , un poco por debajo de este ángulo nace lo que se llama la espina del omóplato que es una formación ósea y fuerte que la atraviesa en todo el ancho de su tercio superior que en forma curva sale desde la parte posterior de la escápula y se proyecta en su parábola hacia delante terminando en la zona del hombro, uniéndose a la clavícula, de esta manera podemos distinguir dos partes principales de este hueso.

En el ángulo superior y externo se engrosa formando una cavidad llamada glena que es la que se va a articular con el húmero formando la articulación del hombro propiamente dicha.

Por lo que la clásica descripción de que la clavícula es un hueso plano, nunca hay que olvidar estas dos fuertes condensaciones recién descriptas, que son fundamentales para la formación de la articulación del miembro superior y la movilidad de este, se puede decir entonces que la escápula u omóplato es el primer hueso el miembro superior y a partir de esta hay que observar la movilidad del miembro, cuando muchas veces se suelen observar los problemas de este desde el brazo.

Finalizada esta breve descripción anatómica del hueso que es suficiente para entender lo que se va a describir, sugiero a aquellos que quieran profundizar remitirse a textos de anatomía humana.

Cuando el hombre no había pasado a la bipedestación y marchaba en cuadrupedia, la escápula, funcionaba como en hueso de absorción de descarga e peso para los miembros superiores, tal como lo hacen hoy los huesos coxales de la pelvis que se articulan con el miembro inferior. Al colocarnos de pie a través de los millones de años que esto llevó, la vieja escápula que era mucho más fuerte y gruesa que la actual, se fue adelgazando en su grosor y a su vez perdiendo cierto tamaño en proporción a la pelvis que fue aumentando ya que todo el peso de la carga del cuerpo para el sostén de este, recayó en la cintura pélvica, y la cintura escapular (ambas clavículas y ambos omóplatos) quedó liberada de su acción de sostén y carga para obtener libertad de movimiento que se transmite a todo el largo del miembro superior y culmina con la habilidad de la mano. La transformación del miembro superior de sostén a miembro libre y hábil está estrechamente vinculada a la capacidad y el desarrollo del intelecto de los seres humanos, el miembro superior que comienza en la escápula, ha ejercido en los millones de años que siguieron al paso de la cuadrupedia y de esta a la bipedestación y de ahí en adelante, en el elemento ejecutor de la capacidad creativa del hombre, siendo el extremo terminal la mano el más desarrollado en cuanto a precisión, tengamos en cuenta que una escápula bloqueada va a impedir un correcto desempeño de todo el miembro, por lo que si llamamos a los movimientos más "inteligentes" del cuerpo humano y su capacidad creativa, y estos surgen del miembro superior que nace en la escápula, tenemos que pensar que los músculos que las mueven, a pesar de ser mucho más rudimentario que los sofisticados músculos de la mano, también son músculos cargados de sentimientos nobles y muy importantes para la expresión creativa el hombre. Muchos antropólogos sostienen la teoría de que la libertad del miembro superior a transitado a través de la historia del hombre paralelamente a su desarrollo intelectual, esta teoría está fuertemente sustentada, con los hechos y hallazgos antropológicos que comienzan con las primeras pinturas en las cavernas de hace cientos de miles de años hasta las increíbles construcciones halladas con menos de diez mil años.

La posibilidad inicial que recibió el ser humano en la bipedestación de dejar libres sus miembros superiores le permitió entre otras cosas, cargar con sus brazos y transportar con estos objetos que conseguía o cazaba a distancia hasta sus primitivos hogares, luego construyó armas que le facilitaron la caza, aprendió a hacer el fuego y sucesivamente fue sofisticando su capacidad de realizar y crear por lo que asociar la capacidad intelectual al desarrollo y sofisticación de todas las estructuras del miembro superior para obedecer las órdenes provenientes del las áreas motrices de un cerebro en franco desarrollo, tienen un lógica estricta, una coherencia filogenética y al día de hoy, claramente nuestros miembros superiores siguen siendo los ejecutores de nuestra capacidad creativa, aunque solo sea para pulsar el teclado de nuestro ordenador, que en definitiva plasmará en la pantalla nuestras ideas.

Vamos a dedicarnos ahora a la mención de los músculos que se insertan en la escápula, y solamente haremos una descripción detallada de los que no han sido mencionados anteriormente.

El angular del omóplato ya ha sido mencionado, pero recordemos que es el músculo que ofrece por detrás el sostén que por delante ofrece la clavícula, claro que este tiene la capacidad de producir movimientos de la escápula porque aventaja a la clavícula en su capacidad de contracción voluntaria contra un hueso que solamente ofrece la posibilidad de ser sostén pasivo. Nos habíamos referido a las fibras superiores y externas del trapecio, pero este es mucho más que ese manojo de fibras, podríamos decir que es uno de los "grandes" de la parte posterior del cuerpo y no solo por su tamaño sino por sus múltiples inserciones, direcciones de fibras y acciones. Este músculo se inserta a lo largo de las doce vértebras dorsales e ininterrumpidamente para insertarse en la siete vértebras cervicales para luego hacer una fuerte inserción en el hueso occipital del cráneo, desde esta longuísima línea de inserción vertical, todas sus fibras convergen en la espina del omóplato de tal suerte, que las fibras que se hallan por debajo de la espina tienen una dirección oblicua de abajo hacia arriba, en la medida que nos acercamos a la altura de la espina la oblicuidad se va transformando en horizontalidad y así llegan estas a la espina, las de abajo lo hacen hacia la parte más externa e inferior de la espina, las horizontales o casi horizontales hacia a parte media e interna de la espina y las superiores ya nuevamente oblicuas, pero esta vez con dirección de arriba hacia abajo , lo hacen hacia la parte más externa de la espina en su labio superior. De esta forma vemos que un mismo músculo puede tener tres haces distintos de fibras con acciones distintas y hasta antagónicas (contrarias), si las inferiores, que son las que toman inserción en las últimas dorsales pueden hacer descender la escápula, en la medida que nos vamos acercando a las horizontales o casi horizontales estas aproximarán a la escápula a la línea media y las que están por encima de la espina que son las que nacen de las dos primeras dorsales todas las cervicales y el occipital, pueden elevar la escápula que es el movimiento antagónico al de las inferiores, pero cuando actúan todas en su conjunto llevan la escápula hacia adentro y hacia atrás con muchísima fuerza, ya que las superiores y las inferiores anulan entre sí el movimiento antagónico y todas traccionan con gran potencia en la dirección antes mencionada. Si esto ocurre con ambos trapecios simultáneamente, o sea el izquierdo y el derecho, ambas escápulas se acercarán entre sí y el pecho se verá impulsado hacia delante, movimiento que popularmente llamamos "sacar pecho",posición utilizada por todos los ejércitos en la alineación de sus filas, por lo que aquí vemos un sentimiento de agresividad y amedrentador que se expresa por delante pero se origina en la parte posterior, por supuesto que esta no es la función principal del trapecio pero la cito como ejemplo a la hora de expresar.

La multiplicidad de las direcciones de las fibras del trapecio permiten que el omóplato pueda ser traccionado de tal forma que gire sobre su propio eje, para que esto se realice no lo hará solamente a partir de este músculo, sino que también necesitará de este y de la sinergia de otros, como por ejemplo ya vimos el angular del omóplato, cuando este le da punto fijo a la parte superior e interna, las fibras inferiores harán girar la escápula de tal manera que el ángulo inferior rotará hacia dentro, esto es solamente un ejemplo del cual podría citar muchos más pero como esto no es un compendio de biomecánica lo que quiero que quede claro es que el trapecio participa de la mayoría de los movimientos de la escápula por lo que es un músculo que trabaja mucho a la hora de expresar cosas con los miembros superiores, por lo que es un músculo que siempre se halla en hipertonía porque carga muchas de las cosas que no nos animamos a expresar, como por ejemplo de acuerdo a como se lo mire, un sentimiento primitivo que es el de agredir con nuestros brazos a otra persona, digo de acuerdo como se lo mire porque todos los días o al menos muy seguido sentimos ganas de agredir a alguien por cosas cotidianas, pero como seres civilizados que somos o al menos lo decimos, contenemos esos golpes y seguimos como si nada hubiera pasado, pero toda esa tensión irremediablemente queda acumulada en los trapecios, fundamentalmente desde la parte media a la superior, que es la típica zona que nos quejamos cuando decimos que tenemos el cuello y los hombros muy cargados. Ahora ya tenemos la respuesta: "de qué se nos cargan los hombros y el cuello".

Otro músculo muy importante pero muy desconocido popularmente, pero no profesionalmente, es el serrato mayor o anterior se inserta desde delante hacia atrás en las diez primeras costillas y desde esa inmensa superficie va a insertarse a lo largo de todo el labio anterior del borde interno de la escápula, si tenemos en cuenta que la ubicación anatómica de la escápula es entre la segunda y la séptima costilla, nuevamente nos enfrentaremos un músculo con tres órdenes de fibras, las que se hallan por encima de la segunda costilla tracciona hacia delante y hacia arriba, las que van desde la segunda a la séptima la traccionan hacia delante y las que se insertan en la octava, novena y décima costilla traccionan hacia delante ya hacia abajo y cuando traccionan todas juntas llevan la escápula fuertemente hacia delante produciendo la actitud cuando se origina en forma simultánea con la otra escápula de encoger los hombros y hundir el pecho, todo lo contrario a lo que realiza el trapecio, aquí encontramos el primer enlace entre sentimientos duros y blandos.

Por otro lado si las fibras del serrato mayor toman punto fijo en la escápula y esta es sostenida por el trapecio, el serrato se transforma en un importantísimo músculo accesorio inspirador y estará relacionado con los sentimientos de ansiedad y angustia, pero para esto como dijimos, necesitará del trapecio, aquí vemos un Inter. juego entre músculos anteriores y posteriores donde se entremezclan sentimientos blandos como la angustia y mixtos como la ansiedad.

El músculo romboides une el borde interno de la escápula a la columna dorsal, las fibras de este músculo tapizan las costillas sin insertarse en ellas, ya que se dedica a la movilidad de la escápula. Sus fibras son oblicuas de arriba hacia abajo y tienen la capacidad de acercar y elevar simultáneamente la escápula, es un músculo que normalmente trabaja en conjunto con los dos antes descriptos, por lo que participa en forma directa en los movimientos de adelantamiento, retroceso o giro de la escápula y a través de esta del sostén del miembro superior. La contractura o el aumento de las tensiones en este músculo se van a ver relacionadas con todos los sentimientos descriptos hasta ahora, ansiedad, angustia, agresividad y lo que es más importante si favorece los movimientos del miembro superior toda la capacidad de expresión creativa que tenemos a través de este.

El pectoral menor es el único músculo que se conecta a la escápula partiendo desde la parte anterior del tórax, esto lejos de ser una anécdota, nos indica la importancia de esta conexión con lo que denominamos sentimientos blandos. El pectoral menor, se inserta en la tercera, cuarta y quinta costilla en la parte anterior del tórax, desde allí avanza oblicuamente hacia arriba formando un triángulo cuyo vértice se va a insertar en una pequeña y fuerte eminencia ósea que tiene el omóplato en su parte anterior llamada apófisis coracoides, de tal forma que la contracción del pectoral menor, hace que el omóplato vaya hacia delante o hacia abajo o ambas cosas juntas, aquí aparece otro elemento que no va a actuar por sí solo, sino que participa en el Inter. juego que va a dar una ubicación en el espacio a la escápula. El hecho de que el pectoral menor está ubicado debajo del pectoral mayor, del cual ya hemos hablado en otros capítulos, atraiga hacia sí, o sea hacia adelante, al tiempo que la descienda, produce sobre el hombro que trabaja y si lo hace en ambos la típica posición de un cuerpo deprimido con el pecho hundido, los hombros caídos y adelantados, claro que esto lo va a hacer en combinación con el serrato anterior, y aquí aparece la participación del pectoral mayor que tiene una inserción más amplia por sobre este, que va desde la primera hasta la séptima costilla y desde allí al húmero, hueso del brazo, que como sabemos se articula con la escápula formando el hombro, este poderoso músculo al arrastrar el húmero o los húmeros hacia sí en un estado de hipertonía consolidaría la posición antes descripta, pero también hay que tener en cuenta que la hipertonía de los pectorales mayores y menores sirven como un escudo de protección a la zona "noble" del pecho y que un desbalance de tensiones en estos músculos y los descriptos en la parte posterior favorecen la postura depresiva o la defensiva del pecho, pero i los músculos posteriores de a espalda alta que se unen a la escápula también se hallan en tensión y en su conjunto toman punto fijo en ésta, se transformarán en músculos inspiradores, por lo que tendremos un tórax insuflado que puede caracterizar una postura falsa, pero al fin amedrentadora, una persona que intenta asustarnos pero que en definitiva tiene miedo, y la retensión de aire nos indicará una gran ansiedad.

El dorsal ancho es el gran y poderoso músculo de la espalda que tiene una larga línea de inserción en la columna, particularmente en la zona lumbar y sacra, y desde allí avanza hasta el húmero, que como se dijo, es el hueso del brazo, al pasar cerca del ángulo inferior de la escápula, inserta ahí una suficiente cantidad de fibras que cuando se tensionan pueden provocar el bloqueo del giro del omóplato sobre sí mismo, y bloquean todos los movimientos que ya hemos visto, y también cuando todo el dorsal se encuentra tensionado arrastrará a la escápula hacia atrás en forma inversa de cómo lo hacen los pectorales hacia delante, y también existirá la creación de un Inter. Juego de tensiones a través de la escápula y el húmero como huesos que encadenan, entre el gran dorsal y lo pectorales, lo cual variará y modificará e cada persona la ubicación del complejo del hombro, conformada por los dos huesos mencionados más la clavícula.

Quedarían otros músculos a detallar, como por ejemplo los músculos redondo mayor y menor, que van desde el ángulo inferior del omóplato y su borde externo al húmero y que compiten con el romboides por la ubicación del ángulo inferior de la escápula y el desplazamiento de la misma, a esta descripción la completamos con un músculo que tapiza por la parte anterior a toda la escápula y se llama subescapular y termina insertándose cerca de los anteriores en el húmero, el conjunto tendrán que ver con los movimientos de rotación del miembro superior sobre su eje, con respecto a la articulación el hombro, pero el subescapular, suele estar tensionado y como se inserta en la parte anterior de la escápula suele adherirse a las fibras del serrato anterior, que como recordamos se inserta en las diez primeras costillas desde la parte anterior, lateral y parte de la posterior de éstas hasta el borde interno de la escápula, la adhesión fibrosa de ambos músculos elimina el espacio de deslizamiento existente entre ambos y nuevamente caeremos en un problema de un mal desplazamiento de la escápula, todos los problemas de giros, adelantamientos y retrocesos como así los ascensos y descensos de la escápula, recaerán en un mal desempeño de la función del movimiento escápulo-humeral, ya que siempre existe una sincronía entre el movimiento del húmero y la escápula para que los movimientos del hombro se realicen. Cuando esta sincronía se pierde indefectiblemente, tendremos dolor en el hombro que puede llegar a tornarse crónico e insoportable y es muy importante a la hora de su cura tener en cuenta toda la descripción biomecánica que se hizo , porque si no se entiende de dónde parten los bloqueos que generan la falta de sincronía y no se trabaja manualmente sobre las contracturas y la eliminación de los tejidos fibrosos que aparecen alrededor de esta mecánica de relojería que he descripto en estas últimas páginas, la sincronía escápulo-humeral no se va a recuperar y el dolor del hombro no va a desaparecer. Muchas lesiones de hombro duran años porque se las trata con antinflamatorios o analgésicos, o tratamientos fisioterapéuticos basados en la aplicación de agentes físicos que proveen calor y no se encuentra la solución, ya que nunca se colocan las manos como principal agente terapéutico para reestablecer la verdadera ubicación de la escápula y permitir que ésta se deslice fluidamente y se devuelva el movimiento completo de la articulación escápulo-humeral a través de la sincronía de los movimientos de los músculos participantes, por lo que a todo lo antes expresado aparece ahora el dolor de hombro como un expresión de uno, alguno o todos lo sentimientos mencionados que han hecho que las tensiones provocadas por las hipertonías de los músculos participantes generen la patología dolorosa y expresiva, por lo que independientemente de la asociación con los sentimientos, la correcta exploración de todos los músculos que se insertan en la escápula y a partir de la valoración del estado que se haga a partir de esta exploración, se diseñará un tratamiento manual de exquisitas maniobras realizadas con los dedos que puede devolver en pocos días o semanas los movimientos perdidos y la desaparición del dolor en esa región, o sea, el hombro, y luego se puede seguir con el análisis de los sentimientos que provocaron la situación, pero antes se le habrá quitado al paciente la pesada carga de haber llevado durante tanto tiempo un dolor tan poco soportable como es el del hombro.

Para resumir , al principio dijimos que si un músculo se tensiona, este mueve o desplaza un hueso y transmite su tensión a otro músculo, que le contesta al anterior con un aumento de su tensión o tono, como acabamos de ver, el omóplato es un centro de retransmisión de tensiones musculares e tantísimas direcciones como no existe en otra parte del cuerpo. Entiendo que la comprensión de la compleja descripción que hicimos de este verdadero mecanismo de relojería, se hará difícil para el neófito lector en esta materia que es la biomecánica, pero sugiero su relectura al solo fin de entender, no las inserciones ni los nombres, ni los detalles aquí descriptos, sino comprender las tantísimas direcciones a las que se ve sometido este hueso y cómo entre ellas no hacen mas que potenciarse para establecer lo que me gusta llamar una verdadera "guerra tónica", la cual como todas las guerras es difícil saber quién la empezó pero una vez establecida no hace más que aumentar en una escalada que sólo lo complica todo. Para aquellos que hayan entendido el problema anatómico y biomecánico, se darán cuenta de la importancia del trabajo que significa el correcto diagnóstico de las tensiones de los músculos participantes para la solución de las patologías, pero tanto el erudito como el neófito habrán entendido que este hueso es de vital importancia en el comportamiento de la postura de una persona, y su ubicación en el cuerpo, no hará más que describir estados de ánimo, expresión de sentimientos, patologías y consecuentes dolores, cuando el omóplato no se halla ubicado en el lugar que le corresponde, ya sea uni o bilateralmente.

El lector se preguntará, cuál es la correcta ubicación, podría escribir un tratado sobre esto, ya que la escápula es algo que ha llamado mi atención desde el inicio del estudio de la problemática del movimiento del cuerpo humano, y seguramente otros autores podrían describirlo y hasta no estar de acuerdo conmigo, algo que sería lógico y respetable, pero daré sólo a los efectos de no confundir y hacer engorroso este difícil, pero esencial capítulo las pautas en las que estamos todos de acuerdo:

1º- que la escápula debe ubicarse su parte superior a la altura de la segunda costilla

2º- que su ángulo inferior debe coincidir con la séptima costilla

3º - que el vértice del ángulo formado en el hombro por la unión de la clavícula con la espina del hombro, debe coincidir con el lóbulo de la oreja

4º- que cuando se elevan los brazos, la relación del movimiento escápulo-humeral es de 3 a 1 a favor del húmero, o sea por cada tres grados que se desplaza el húmero o brazo, uno le corresponde al desplazamiento de la escápula, si no es así, habrá asincronía.

Seguramente estos cuatro puntos serán muy difíciles de encontrar en alguna persona, ya que todos sufrimos guerras tónicas y por lo menos uno de los cuatro puntos se verá alterado.

Volviendo al tema de las emociones y su expresión fisiológica a través del tono muscular, aunque haya sido difícil entender tantas inserciones y tantas direcciones de fibras de tantos músculos, sí es fácil darse cuenta a capacidad de Inter. Conexión que atiene la escápula ya que une la parte anterior con la parte posterior del tórax, une sentimientos duros con sentimientos blandos, la cabeza con el miembro superior, intelecto y expresión, la escápula con la columna, voluntad con expresión , sentimientos blandos e intelecto y por último la escápula con la pelvis , sexualidad y expresión.

Para terminar, sin perder la línea de pensamiento de este texto, me interesa destacar que nada ocurre en forma aislada, el Inter. Juego es lo más destacable, ocurre en forma permanente, varía a cada instante con la tonicidad de cada músculo, la ubicación de cada hueso que interviene en forma directa o indirecta y de esta manera los cambios posturales focales, zonales y global que ocurren a cada instante.

Permítaseme un comentario, a través de muchos años de trabajo, con miles de pacientes en los que he manipulado sus escápulas tantísimas veces , en pacientes que no se conocen entre sí, han repetido la misma frase cuando logro despegar estas el cuerpo y en una maniobra intensa alejo notablemente la escápula del resto del cuerpo buscando la elongación de los músculos al tiempo que realizo movimientos elongándolos a éstos, se repite siempre el "parecen alas" y siempre respondo, son las alas del pensamiento. Creo que esto resume la capacidad de expresión que hay en este hueso.

 
¡NUEVO!

Libro

antropologia-evolutiva-de-la-postura

Entrevistas de Radio
Vídeo